Practical Thoughts Translated

¿Es "tartamudez del desarrollo" o "disfluencia normal" o "tartamudeo real" o qué?!?!?

¿Es "tartamudez del desarrollo" o "disfluencia normal" o "tartamudeo real" o qué?!?!?

Nuestro campo ha luchado durante mucho tiempo con las definiciones de tartamudez, particularmente en niños pequeños. Todos los niños (de hecho, todas las personas) tienen disfluencia; la disfluencia es una parte normal del aprendizaje del habla, e incluso los adultos tienen disfluencia debido a deslices que ocurren comúnmente en el proceso de planificación o producción del habla. Los tipos comunes de disfluencia no tartamudeadas incluyen las repeticiones de frases, revisiones o interjecciones. Estas disfluencias pueden surgir cuando planeamos lo que queremos decir. Por lo tanto, podemos decir que todo el mundo tiene disfluencia, es decir, todos exhibimos disfluencias no tartamudeadas o interrupciones en nuestra habla.

También es bien sabido que muchos niños atraviesan un período de tartamudeo durante su desarrollo. Estos comportamientos de tartamudeo, que son diferentes de las llamadas disfluencias sin tartamudeo, incluyen repeticiones de palabras parciales, repeticiones monosilábicas de palabras completas, prolongaciones, bloqueos u otros tipos de disfluencias con tensión. La experiencia común de los tipos tartamudeados de disfluencias es una sensación de estar "atascado" o sentirse incapaz de avanzar en el habla.

Finalmente, también sabemos que la gran mayoría de los niños que comienzan a tartamudear en los años preescolares también deja de hacerlo, es decir, continúan desarrollando la fluidez del habla típica y muchos ni siquiera recuerdan que alguna vez tartamudearon. Esto puede generar confusión para los terapeutas que pueden estar tratando de determinar si recomendar terapia para los niños pequeños que tartamudean y cuándo.

Algo que este campo ha tratado de hacer frente a este desafío es utilizar diferentes etiquetas para reflejar las disfluencias del habla que no son tartamudeo vs las disfluencias del habla que sí son tartamudeo pero que es probable que disminuyan vs las disfluencias del habla que son tartamudez y que es probable que persistan. El conjunto o términos que se han utilizado tradicionalmente incluyen "disfluencia del desarrollo" (refiriéndose a disfluencias no tartamudeadas), "tartamudeo del desarrollo" (refiriéndose a comportamientos de tartamudeo que probablemente desaparezcan), "tartamudeo real" (refiriéndose a comportamientos de tartamudeo que probablemente continúen), o incluso "falta de fluidez normal" (lo cual no tiene sentido, en realidad, ¡porque se supone que la “falta” indica algo que no es normal!)

Desafortunadamente, estos términos solo introducen más confusión. Los terapeutas se preguntan constantemente si un niño que tartamudea está exhibiendo una tartamudez "real", cuando las definiciones tradicionales inherentemente nos exigen predecir el futuro. La idea parece ser que la tartamudez del niño no es "real" a menos que continúe, y que solo sabremos si continúa esperando a ver qué sucede. Si el niño deja de tartamudear, entonces no debe haber sido un tartamudeo "verdadero", sino solo un tartamudeo "de desarrollo". Para mí, esto no tiene sentido. Sería como preguntarle a un médico si mi brazo está roto solo para que me diga que solo podemos esperar a ver qué sucede, y solo sabremos si realmente se rompió si se cura o no.

Para simplificar esto, mis colegas y yo hemos estado alentando a los terapeutas a que se alejen del confuso debate de la tartamudez "desarrollo versus verdadero" y, en cambio, simplemente etiqueten el comportamiento como lo vemos en ese momento, así: Si vemos que un niño pequeño muestra un comportamiento de tartamudez (a diferencia de las disfluencias no tartamudeadas únicamente), entonces determinaremos que el niño está tartamudeando en ese momento. No usamos un modificador como "desarrollo" o "normal" o "anormal" ni nada por el estilo. Simplemente lo llamamos tartamudez, porque eso es lo que sucede.

Luego también podemos preguntarnos si es probable que continúe la tartamudez del niño. Lo hacemos considerando varios factores de riesgo que he discutido en otras publicaciones en blogs. Si es probable que el niño deje de tartamudear, entonces diríamos que tartamudea pero es probable que deje de hacerlo (en lugar de tratar de llamarlo falta de fluidez normal o disfluencia normal o tartamudeo normal o lo que sea); si es probable que continúe, decimos que tartamudea pero que existe la posibilidad de que persista.

Simplificar la terminología de esta manera puede ayudarnos a asegurarnos de que no estamos atrapados tratando de decidir si la tartamudez de un niño es normal o no. En pocas palabras, la tartamudez no es una parte normal del desarrollo; no existe la tartamudez "normal" y no es correcto decir que "todos los niños atraviesan un período normal de tartamudez". Por lo tanto, si vemos un comportamiento de tartamudeo, se nos alerta sobre el hecho de que debemos observar más detenidamente el habla y el desarrollo general del niño para ver si existe la posibilidad de que el niño continúe tartamudeando. Si lo hay, tratamos; de lo contrario, es posible que no necesitemos ser tan urgentes a la hora de recomendar un tratamiento.

Sé que esto representa un cambio en la forma en que las personas tradicionalmente han pensado sobre la tartamudez, pero espero que alejarnos de la confusa terminología de "tartamudeo del desarrollo" o "tartamudeo normal" nos ayude a atender mejor a los niños que en realidad tartamudean y que podrían necesitar nuestros servicios debido a la posibilidad de que su tartamudez persista.

Hablo más sobre esos servicios en otras publicaciones del blog y, por supuesto, hay un montón de información sobre esto en Terapia de Tartamudeo en la Primera Infancia: Una guía práctica.

Escrito por Scott Yaruss / Traducido por Angélica Bernabé